Warning: mysqli_query(): (HY000/1021): Disk full (/tmp/#sql_13ae_0.MAI); waiting for someone to free some space... (errno: 28 "No space left on device") in /home/manecarc/public_html/wp-includes/wp-db.php on line 2024

Warning: mysqli_query(): (HY000/1021): Disk full (/tmp/#sql_13ae_0.MAI); waiting for someone to free some space... (errno: 28 "No space left on device") in /home/manecarc/public_html/wp-includes/wp-db.php on line 2024
Tras 20 años, niña adoptada en orfanato encontró a 3 de sus hermanos por instagram – Mane Cárcamo
Suscribirse

Warning: mysqli_query(): (HY000/1021): Disk full (/tmp/#sql_13ae_0.MAI); waiting for someone to free some space... (errno: 28 "No space left on device") in /home/manecarc/public_html/wp-includes/wp-db.php on line 2024

Tras 20 años, niña adoptada en orfanato encontró a 3 de sus hermanos por instagram

Por Mane Cárcamo

El miércoles 8 de julio Victoria se animó. El confinamiento le dio la valentía de vencer sus miedos y publicó en su cuenta de instagram “ESTOY BUSCANDO A MIS HERMANOS”. La joven de 25 años, estudiante de técnico en salud natural  y cajera de supermercado, pensó que sus amigos compartirían el post. Jamás imaginó el revuelo  que generaría . En Facebook su posteo se compartió más de 7 mil veces, en instagram cerca de 5 mil ,recibió más de 60 correos y “aún hay gente que me sigue escribiendo”, cuenta con  rostro reflexivo.  

Victoria, está lejos de haber tenido una vida fácil, pero no se victimiza. Su madre biológica Magdalena, tuvo 6 hijos, pero ella sólo convivió con 3. Magdalena tenía una vida complicada, cruzada por las adicciones. Yetzabé de 12 años en ese entonces, hacía el papel de “mamá” y pasaba de vivir junto a Magdalena a transitar por hogares para niños más grandes. “Recuerdo cuando mi mamá pedía plata embarazada y nosotros andábamos a pata pelada por las poblaciones”. La mamá los fue a dejar directamente al orfanato cuando Victoria tenía 4 años, Zacarías 6 y Carlitos apenas caminaba .Al principio los visitaba, pero esos encuentros con el tiempo comenzaron a desaparecer. “Estar en un orfanato no trae recuerdos agradables, pero hay algo que no olvido y es a Alicia, una tía del jardín que  me llevaba a su casa, donde había  una cama blanca, limpia,  con desayuno a la cama y ella me peinaba con afecto”. Victoria decidió mantener ese recuerdo de lo que ella considera una etapa “traumática”.

 “Me adoptaron a los 5 años, pero aun así yo tenía demasiado presente  los unidos que éramos los hermanos. Cuando ocurrió la separación, igual fue un schock. La gente me cuenta que yo pasaba de la mano de mis hermanos”.

Victoria con su hermano Zacarías

También recuerda cómo fueron sus últimos días en el hogar junto a ellos. Victoria cuenta que estaba en un columpio con su hermano más chico y le dijo “por fin me va a llevar una mamita y un papá”. También mantiene en su memoria ciertas frases que escuchaba  en el orfanato como “portante bien y no llores, porque la familia no va a querer a una niñita llorona” cuenta con su voz calmada.

Victoria fue adoptada en Talca por una familia en la que el único hijo ya no vivía en la casa. “Recuerdo que me levantaba de la mesa, ponía un piso y me ponía a lavar la loza”. Todo para portarse bien y que “no la devolvieran”. Pasó de un orfanato lleno de niños, a un lugar en donde fue muy amada, pero rodeada de adultos y eso fue difícil para ella al principio me arrancaba por horas a un río, incluso una vez me buscaron con carabineros” cuenta entre risas. También confiesa que le costó años “tener una mamá y lidiar con el concepto de familia, algo que no había existido nunca en mi vida”.

Junto a sus padres adoptivos

Durante ese tiempo, su madre biológica murió y Victoria supone que fue por las adicciones. Pero no lo sabe bien. Se enteró de pasada cuando una monja se lo contó a su mamá en la calle. Victoria hizo como que no escuchó.

La niña comenzó a crecer y experimentó la discriminación en su primer colegio “a los papás de los otros niños les costaba entender que un niño de un orfanato no es sinónimo de delincuente”. Con su mamá adoptiva surgieron los clásicos conflictos adolescentes  y también apareció la gran pregunta que la rondó durante los últimos años “¿Dónde y cómo estarán mis hermanos?”. Las peleas con su madre cambiaron por una complicidad que las unió,  Violeta apoyó a su hija en la búsqueda de sus hermanos y la animó. Hasta que el cáncer tocó su puerta  y enfermó gravemente.

¿Qué tenía yo de malo?

 A los 17 años Victoria volvía a enfrentar una pérdida, su mamá adoptiva murió, pero sin temas pendientes entre ambas. Cuenta que “nunca fue tema buscar a mis papás. Tal vez cuando era más chica para hacerle las típicas preguntas de ¿qué tuve yo de malo que no me quisiste tener?”.  Con los años, pasó de los cuestionamientos al agradecimiento a su mamá biológica “cuánta fortaleza tuvo que tener para decidir dejar a sus hijos y darles una vida mejor. Le agradezco, porque si no fuera por eso, no estaría donde estoy ahora. Ya la perdoné” relata.

A su papá adoptivo le costó entender la búsqueda de sus hermanos “Le expliqué  que  no tiene que ver con sentir un vacío, yo estoy completa. Pero necesito conectar ciertas informaciones y afectos”. Juan Carlos, hoy no sólo la entiende, sino que la alienta a que Victoria vaya sanando lo que deba sanar.

En su posteo Victoria sólo habló de sus hermanos hombres. Grande fue su sorpresa cuando a las pocas horas recibió un correo que decía “Soy Yetzabé, tu hermana biológica, no te acuerdas de mí, pero yo te recuerdo siempre y te busco hace mucho tiempo”. Victoria la llamó por teléfono y el llanto apareció en cosa de segundos “siempre tuve una imagen de ella distinta, porque nunca fue adoptada y tuvo que volver a la calle. Pero cuando hablé con ella su voz calma y la sensación familiar, me dio tranquilidad y no me sacó la sonrisa de la cara”. Mientras hablaba por teléfono con ella, Victoria recibió otro mail. Era Zacarías, su hermano al que había dejado de ver hace más de 20 años. Comenzaron a hablar por Facebook y a hacerse preguntas mutuamente para asegurarse que conversaba con la persona correcta. Una cicatriz en la frente de Zacarías terminó por corroborar que realmente ese joven era el niño con el que se paseaba de la mano por las poblaciones pidiendo algunas monedas. El encuentro con Carlitos, el más pequeño, fue 24 horas después. La hermana adoptiva del niño comenzó las gestiones y comentó que lo iba a preparar para la noticia. Carlitos le escribió a Victoria con cierta distancia y mucho respeto, asumiendo que no la recordaba. Eso le dolió mucho, pero lo entiende como un método de defensa natural. Luego el hermano pequeño le volvió a escribir, con el tema más procesado e interés en que poco  a poco se vayan acercando “Aunque ya todos nos contactamos, aún no hemos hecho una video llamada todos juntos. Y lo entiendo porque cada uno tiene sus procesos, no quiero apurar nada” dice.

Victoria Troncoso en la actualidad

¿Cómo estás hoy?

Siempre había sentido culpa y no sabía por qué. Concluí que era por mis hermanos, el no saber si tenían un techo o comida era algo que me atormentaba… porque a mí la vida me ha dado mucho. El día que los encontré dormí con una paz que nunca había sentido- comenta mientras fantasea sobre el momento que los cuatro puedan volver a reunirse. Como en los viejos tiempos.


Warning: mysqli_query(): (HY000/1021): Disk full (/tmp/#sql_13ae_0.MAI); waiting for someone to free some space... (errno: 28 "No space left on device") in /home/manecarc/public_html/wp-includes/wp-db.php on line 2024
Suscríbete