Suscribirse

Termómetro de la familia en Chile 2020

¿Qué influye a la hora de tomar la decisión de tener hijos?, ¿Cuánto valoramos la relación con los migrantes?, ¿Qué cantidad de tiempo le dedicamos a la actividad física?, ¿qué necesitamos para conciliar trabajo y familia? son algunas de las preguntas que se realizaron en un estudio realizado por la consultora Needo en abril de este año, poniendo el foco en la sustentabilidad. Con más de 615 entrevistas a personas de todo el país entre 18 y 94 años, se miró a fondo los hogares chilenos. Cuando hablamos de sustentabilidad una de sus socias, la comunicadora María José Calvimontes es clara en definirla y evitar en caer en la caricatura de “lo verde” cómo única mirada: “Definimos la sustentabilidad como el equilibrio entre lo social, lo económico y ambiental, no sólo lo ecológico, porque puede existir un producto que lo es, pero que no cumple con las características para ser sustentable” explica. También invita a hacernos preguntas frente a una decisión de consumo: ”esto que voy a adquirir ¿me hace bien a mí, le hace bien a mi entorno y le hace bien al planeta? Si hay respuestas afirmativas, esa es una decisión sustentable” recalca María José.

La estabilidad laboral, factor clave para la decisión de tener hijos

A la hora de pensar en tener hijos, la estabilidad en el trabajo es el factor más mencionado (45,8%) y en el segundo lugar el tiempo disponible para dedicarle a ellos (31,6%). A la relatora, diplomada en filosofía y socia de Needo, Bebi Calvimontes, le llama la atención que para más del 80% de los entrevistados, el apoyo del gobierno le parezca como menos importante cuando piensa en aumentar la familia “te habla de una sociedad donde la gente se responsabiliza de su proyecto de familia de manera personal, sin perjuicio de que deben existir políticas para apoyar a quienes quieren tener hijos”. María José plantea que también puede tratarse de un tema de confianza ”podría ser que la credibilidad en las instituciones está tan afectada, que las familias simplemente no cuentan con esa ayuda, aunque es tan necesaria desde el sector público y privado”.

En el sur se come más en familia y el sedentarismo lidera en las mujeres

Según el estudio un 27% de las familias comparte el almuerzo de lunes a viernes y a nivel nacional en el sur se comparte más en las cenas que en el resto del país tanto en la semana (35,8%) como en los fines de semana (27,85). Las distancias en el sur pueden tener algo que ver con este resultado: “la vida en las ciudades actualmente genera estrés, hay más lugares de consumo que de encuentro. Por lo mismo se está postulando volver al concepto de las ‘ciudades de 15 minutos’, donde puedes realizar todas tus actividades en lugares que cómo máximo te exigen ese tiempo de traslado”, comenta María José.


Por otra parte el 40% de los entrevistados no realiza ningún tipo de actividad física y es menos frecuente en las mujeres (50,4%). Sólo 1 de cada 10 personas dedica 4 o más horas a ejercitarse físicamente.

Más flexibilidad en el horario laboral y alta valoración de las tareas domésticas para desarrollar competencias

La flexibilización del horario en el trabajo es la propuesta más mencionada para lograr la conciliación trabajo y familia con un 26% y de cerca le sigue la colaboración de todos los miembros de la familia en las labores domésticas con un 22,6%. María José señala que “si bien la mujer sigue dedicando más horas a las tareas de la casa y es una realidad en la que debemos seguir avanzando, nos llamó mucho la atención que más del 80% de los entrevistados señale que participar en las labores del hogar, desarrolla habilidades para la vida, y eso seguramente se verá con más claridad en un próximo estudio post pandemia”.

Por otra parte cerca de nueve de cada diez personas opina que existe la necesidad de formar a los padres para ejercer su rol de primeros educadores. Bebi comenta que “es llamativo porque en España, en un estudio parecido, una cifra muy alta consideraba que no necesitaba ayuda para educar a sus hijos. La experiencia en Chile nos demuestra que cuando se da la posibilidad de entregar a las familias herramientas para ser mejores padres, hay interés”.

Positiva mirada de los migrantes, alta preocupación por los recursos naturales y niños con acceso ilimitado a internet

Según el estudio en la Región Metropolitana es dónde hay más contacto con extranjeros (37%) y el lugar en donde se encuentran con ellos es principalmente en el trabajo, seguido por el ambiente social y luego el familiar. El 83% de los entrevistados considera a los migrantes como un aporte favorable a la familia.

En temas de consumo responsable, la gran mayoría de los entrevistados (79,9%) manifiesta preocupación por cuidar el agua y la energía, y declaran esforzarse por hacerlo. Las cifras sobre las prácticas de reciclaje muestran esa mayor conciencia, aunque hace falta avanzar: 36,2% declara separar los desechos inorgánicos para ser reciclados.

En temas de ciudadanía digital, un 98,6% afirma usar tecnología en su casa y en su mayoría la utilizan para contactarse con la familia y los amigos (35%), sin embargo hay poca regulación en el consumo; un 72% de los entrevistados asume que no hay normas o prácticas para controlar la exposición tanto en tiempo como contenidos, lo que representa un importante desafío en la formación tanto de los padres como de los hijos.

Las socias de Needo ven con buenos ojos lo que está pasando en las familias chilenas: ”Hay mucha riqueza en el hogar y la nuestra es una mirada propositiva acerca de cómo podemos trabajar mejor para un desarrollo sostenible, donde el cambio fundamental se genere en los hogares. Ha llegado el momento en que en nuestro país las políticas también se destinen a la familia integralmente: no sólo a la mujer, las personas de la tercera edad o los niños, porque la gracia está en que si ayudas al hogar terminas beneficiándolos a todos y a la sustentabilidad de la sociedad” comentan.

Suscríbete