Suscribirse

Corrupción post covid: “Habrá más concentración de poder y persecución al denunciante”

En su adolescencia fue un dolor de cabeza para su familia.
Susana Sierra, mamá de 2 hijos, ingeniero comercial MBA, directora ejecutiva de BH Compliance, Presidenta (s) de Chile Transparente y una de las 100 líderes globales 2020 sub 40 según el Foro Económico Mundial, estaba lejos de ser la alumna perfecta. “Me iba muy mal en el colegio, hasta octavo básico siempre como que me iba a quedar repitiendo” cuenta entre risas.

“Me marcó mucho que nadie esperara nada de mí, ni mis compañeras, ni mi familia. No tenía expectativas de mí misma”

Comenzaba así a forjarse silenciosamente una mujer imparable que no se cansa de decir “querer es poder”. Las matemáticas fueron el camino hacia el éxito académico y cuenta que cuando le empezó a ir bien, todos pensaban que lo había logrado copiando. Una paradoja para la mujer que hoy es una pieza clave en Chile Transparente y que tiene como meta en la vida contribuir a que Chile sea un país menos corrupto.


“Soy súper apasionada y creo que estoy bien loca, pero me encanta estarlo” dice. -¿ Por qué piensas que estás loca? -Cuando dije que iba a hacer una fundación (Independízate) todo el mundo me decía ¡ para qué vas a armar una fundación! Cuando me casé, muy chica, pensaron que estaba para el manicomio o embarazada, y yo sólo me quería casar porque estaba enamorada.


Mientras más obstáculos me ponen, más me motivo. -O sea con el tema de la corrupción me imagino las reacciones… -La gente consideraba o que el tema era aburrido o un riesgo por lo oscuro de ese mundo, pero soy una convencida de que la corrupción se puede disminuir. También me ganado un montón de enemigos, soy muy bruta para decir las cosas. Mucho tráfico de influencias.

-¿ Es Chile un país corrupto? -Lo es, pero no lo hablamos y por eso es mucho más fácil que pase. No somos tal vez como en Argentina, donde se esconden billetes debajo de un convento, pero sí existe es mucho tráfico de influencia, favor por favor. Eso no lo queremos ver y ha existido por muchos años.

Le preocupa que en Chile “la gente se considera “más clever” cuando encuentra un mecanismo para pagar menos impuestos”

-¿ Qué ya está normalizado? -En Chile no hay castigo social entre pares y eso es un temazo. La crítica siempre es a un grupo alejado: los políticos, los empresarios, el gobierno… Está muy instalada la cultura del chileno pillo. La gente se cree «más clever» porque encontró la forma de pagar menos impuestos y eso se les va inculcando a los niños.


El tema del Transantiago, por ejemplo, no se va a acabar por poner más inspectores o multas, la evasión va a terminar cuando en vez de aplaudir al que se subió sin pagar, toda la micro lo abuchee por deshonesto.


Susana remarca muchas veces en la entrevista que hay palabras que simpleMente no queremos ocupar, como “soborno” o “cohecho” y a las que preferimos llamar “favor”. “Hablé mucho con gente de Carabineros y del Ejército y todas las conductas corruptas ellos las tenían normalizadas, incluso llegaban a considerarlos como beneficios”, cuenta.

-¿ Y en el mundo privado? -Generalmente miramos solo alos organismos públicos, pero los privados tienen una tremenda responsabilidad. Las empresas están demasiado centradas en el resultado, y no en el cómo llegaron a esos resultados. Y muchos se van a dormir tranquilos sin saber siquiera que hicieron algo incorrecto bajo la falsa premisa de Que eso en Chile “no pasa”. Le ha impactado el caso Caval.


Y repara en que nunca se persiguieron a las empresas que trabajaron con la firma de Compagnon: “Caval es el ejemplo perfecto del tráfico de influencias”. Palmetazos en la espalda.

-¿ Qué incentivos tiene una empresa para exigir buenas prácticas? -Lamentablemente sólo pesa el miedo a un juicio o a ser portada de un diario. Ojala las empresas se convencieran de que no da lo mismo ser una compañía grande a punta de coimas que una que lo ha hecho bien. Acá lo callamos tanto que hoy personas que se han visto envueltas en verdaderos escándalos de corrupción, siguen yendo a almorzar tranquilamente asus clubes y reciben palmetazos en la espalda. Ni siquiera las da vergúenza. Por eso el castigo entre pares es clave.

-¿ Y qué pasa con el mando medio que ve conductas impropias y pone en riesgo su pega si habla? -Tiene que denunciar. En Chile nos han enseñado a no ser acusetes, a no meTernos donde no nos llaman, pero hay que involucrarse. Las empresas deben potenciar canales de alerta anónimos. Susana actualmente es co-presidenta de una comisión de transparencia internacional en donde están analizando los focos de corrupción post covid. Y el panorama no es para nada alentador. “La inequidad va a aumentar a niveles alarmantes y eso nos va a afectar mucho a las mujeres. Y con los desequilibrios de poder, el riesgo de que surjan líderes populistas es muy alto.


Las democracias van en descenso y en países en conflicto, habrá más concentración de poder y más persecución al que denuncia”, dice. -¿ Cómo ves al gobierno en este tema? ¿ Hay voluntad de trabajarlo? -A través de Chile Transparente me ha tocado contactarme con ellos, lanzaron una agenda anti abusos antes de la pandemia, pero la verdad y siendo súper honesta, creo que hay personas que aunque consideran este tema importante, lo ven tan lejano que no hay esa pasión por decir ¡ paremos esto ya! Y esto no es sólo de este gobierno, es de todos.

Suscríbete